Casi cualquier cosa que hagas puede ser un momento divertido para compartir con los niños e indudablemente la cocina es uno de los mejores sitios para compartir.  Con  esta divertida, sencilla y sabrosa receta tenéis además, en muy poco tiempo, una rica merienda. 


Ingredientes 
1 plancha de hojaldre
Unas láminas de mantequilla 
Un poco de azúcar 


Elaboración 

– Precalienta el horno a 210grados.

– Cortar la plancha por la mitad y otra vez por la mitad hasta tener cuatro cuadrados.

– Cortar cada cuadrado en dos triángulos. Así te saldrán 8 triángulos. 

– Poner en cada triángulo unas láminas finas de mantequilla  y un poco de azúcar. 

– Enrolla cada triángulo. 

– Coloca cada rollito encima de una hoja de horno

– Hornea a 210grados unos 15 minutos 

– Espolvorea un poco de azúcar

– Vuelve a meter al horno 5 minutos más. 

– ¡Listo!