El cerebro del niño explicado a los padres

La fascinante e intensa tarea de ser padres puede pasar por diversas crisis en los primeros años ya que, como padres, muchas veces, además de lidiar con el stress diario, es difícil entender como piensan los niños, como calmarles, como sentar las bases de la educación…. Para ello hay fantásticos libros como este donde encontrarás…

Bésame mucho, Carlos González 

“Bésame mucho” es de los primeros libros que recomiendo a cualquier embarazada ya que fue uno de mis libros favoritos en mi primer embarazo y de los primeros que me compré. Me lo recomendó mi amiga Carolina y nunca le podré agradecerle lo suficiente todo lo que me ha ayudado.

Libro “Educar con inteligencia emocional”

“La vida en familia supone nuestra primera escuela para el aprendizaje emocional… aprendemos que sentimientos tenemos  y cómo reaccionarán otros a estos sentimientos… Esta escuela emocional funciona no sólo a través de lo que los padres dicen o hacen directamente a los niños, sino también en los modelos que ofrecen a la hora de manejar…

La jaula escondida, Alberto Curiel

Hace un par de años compartía la primera novela que acababa de salir de un amigo… El Caso Galenus Pues aquí tenéis su nueva novela: “La jaula escondida”  Aunque en su web encontréis mucha más información sobre esta novela y su autor, sólo adelantaros que arranca la historia con el personaje de un profesor que…

Postres: todos los clásicos y variaciones creativas 

Tras el magnífico libro que ya compartí en otro blog “Pasteles, pastas, galletas, merengues, tartas, panes dulces y salados“, os recomiendo otro magnífico libro de Caroline Bretherton. Lo más probable es que su nombre no te diga nada pero todos los libros que he visto de ella son magníficos:muy bien estructurados y sus recetas son…

Las sandalias de Sita

Esta historia, que os voy a contar hoy, sucedió hace muuuuchos muchos años en unas exóticas tierras muy lejanas conocidas como la India:  Todos los años, Sita viajaba en tren a la ciudad de Calcuta para visitar a su tía Uma. El tren iba abarrotado, pero a Sita no le importaba. ¡Podía sentarse en el…