Uno de los recuerdos que tengo de mi infancia es ver a mi madre y a mi abuela en la cocina con una enorme sartén llena de pasta de croquetas. A mi me parecía algo mágico cómo iba cambiando de textura: de una salsa líquida a una crema densa y sabrosa.

Dicen que las mejores croquetas son más de la abuela, y si alguna vez has hecho croquetas sabrás el porqué: uno de los secretos de las croquetas es el tiempo la paciencia, y si algo tienen la abuelas es tiempo y paciencia…mucha paciencia.

Así que si te animas a hacer unas buenas croquetas prueba con esta receta. Pero recuerda… sin prisas.


Ingredientes

1 litro leche
100gr harina
100gr mantequilla
200gr jamón serrano
5 dientes de ajo
2 cebollas

Cómo hacer

Rehogar las cebollas picaditas en la mantequilla, añade el ajo, después el jamón serrano y por último la harina.

Incorporar la leche y remover durante unos 20 minutos para que se vaya cociendo la harina y vaya cogiendo textura.

Dejar enfriar con un poquito de mantequilla por encima para que no se haga costra.

Dar forma a las croquetas con dos cucharas y pasar por:

  • Harina
  • Luego al huevo
  • Luego al pan rallado

Y dar la forma con la mano

Freír con aceite (ni muy frío ni muy caliente) e ir dejándolas encima de papel absorbente para quitar el exceso de grasa y queden bien crujientes.