El armario es ese rincón de la casa en el que tenemos la ropa pero que con las prisas suele ser un caos. Os propongo un método sencillo poner orden en el armario. Te ayudará a saber lo que tienes, quedarte con lo que necesitas y así facilitarte las mañanas.


El método consta de seis sencillos pasos a través de los cuales revisaremos, clasificaremos y seleccionaremos lo que queremos tener y cómo ponerlos en el armario para así poder disfrutar de un armario ligero y práctico.

Paso uno: Vaciar el armario

Lo primero que tienes ayer hacer es vaciar el armario y colocar todo encima de la cama. Esto te permite visualizar toda la ropa que hay en su conjunto y ser consciente de que lo que tienes.

No lo dejes a medias, ni hagas sólo una parte. El hacerlo así te ayudará a tomar más decisiones y los resultados serán más sorprendentes. Además te será más fácil realizar los siguientes pasos.

Paso dos: Limpiar el armario

Ahora que el armario está vacío es la ocasión perfecta para limpiarlo. A veces creemos que sólo se manchan las cosas que están a la vista pero te sorprenderás cuando veas que a los armarios y a los cajones también les entra polvo y también se ensucian.

Aprovecha para limpiar bien todas las baldas y uniones.

Paso tres: Clasificar y seleccionar

Coloca toda la ropa por tipos para ver lo que tienes de cada uno de ellos y poder ponerlo después en el sitio perfecto:

De un primer vistazo aprovecha para deshacerte de lo que tengas claro que no vayas a usar separando lo que está en buen estado (para regalar) de lo que está en mal estado (para tirar) separando en una bolsa aquellas prendas que puedas usar para hacer rodilleras, bolsitas, mascarillas…

Separa lo que tienes que arreglar antes de volver a ponértelo porque haya que subir el doble, coser,…

Y por último té quedará la ropa que te vas a quedar.

Si algunas prendas dudas… ponles una etiqueta con la fecha y si dentro de unos meses sigues sin ponértelo y la etiqueta sigue ahí, es que finalmente no te lo vas a poner. Por lo que lo más recomendable es sacarlo del armario.

Paso cuatro: Etiquetar

Tan importante como clasificar es etiquetar ya que te permite mantener ordenado y tener controlado que tienes.

Prepara etiquetas para cada uno de los grupos, así será más fácil mantener el orden, que el resto también respeten el trabajo que has hecho y que con el tiempo los grupos que tienes ahora no vuelvan a ser un desastre.

Paso cinco: Colocar

Ya ha llegado el momento de volver a meter todo el en armario. Como ahora tienes menos cosas que antes, esta es una de las etapas más reconfortantes.

Distribuye lo que tienes entre los distintos espacios del armario. Tendrás que probar varias veces donde colocar cada cosa hasta que consigas el sitio final.

En esta parte hay muchísimos complementos que vienen de maravilla: perchas multitudes, cestitas, ganchos,… todos ellos te ayudarán a colocar las cosas de forma ordenada y aprovechar mejor el espacio.

Paso seis: Disfrutar y mantener

Ahora que ya tienes todo, verás todo el espacio que has ganado y serás consciente de lo que tienes y lo que te falta.

También es el momento de cambiar un poco los hábitos en el día a día para mantener lo que has logrado y así poder disfrutar de este momento

Espero que te sea de ayuda y consigas mantener los armarios a raya. Recuerda que la ropa se va estropeando y vas comprando nueva ropa por lo que cada ciertos meses tendrás que volver a hacerlo. Pero, cuanto más al día tengas el armario, menos tiempo dedicarás.